IMPORTANTE. Sólo para mayores de 18 años

Sólo puedes acceder a Pasionis.es si eres mayor de 18 años. 

Por favor, confirma que tienes más de 18 años o haz click en “salir”.

¿Por qué nos atraen los chicos malos?
¡Lo último!

¿Por qué nos atraen los chicos malos?

Seguro que alguna vez te has quedado enloquecida del chico que menos te convenía y, aunque luego te has prometido que no volvería a ocurrir, has vuelto a caer. Nos ha pasado a todas, las mujeres nos sentimos atraídas por los chicos malos, ¿por qué? Según una investigación de la Universidad Británica de Columbia, la mayor parte de las mujeres encontramos más atractivo al típico chico conflictivo, seguro y desafiante que a un hombre pacífico y agradable. La razón principal es que este prototipo masculino nos da la sensación de mayor protección, asociamos que son lo suficientemente valientes e impulsivos como para hacer cualquier locura por nosotras en una situación de riesgo, y salir victoriosos.

Cuando vemos al típico chico malo se nos disparan las alarmas. Para nosotras se trata de un símbolo de deseo, un hombre masculino, apasionado, algo salvaje, incluso un poco desagradable, y todo eso nos encanta. Hablamos de la adrenalina de una relación llena de pasión y de riesgo, sin rutina aparente, aunque eso suponga un suicidio emocional.

El reto de la conquista imposible

A parte de la sensación de estar protegidas por un hombre fuerte y varonil, a las mujeres nos gustan los retos. Según la neuropsicóloga Louann Brizendine, autora de The Male Brain y de Female Brain, cuanto menos nos sonríe un hombre, más deseamos estar con él. Y es que no hay mayor satisfacción que conseguir que ese chico imposible, por el que todas suspiran y que parece pasar de todo, nos dedique una sonrisa. Conquistar y llevarte al rebelde inaccesible tiene mérito doble, aunque luego nos cueste horrores mantenerlo a nuestro lado.

Los expertos Peter Jonason, de la Universidad de Nuevo México, y David Schmitt, de la Universidad de Bradley, han hecho estudios que respaldan esta preferencia a priori ilógica. Deseamos conseguir a los hombres que menos nos convienen, con defectos de personalidad como egoísmo o narcisismo, que suelen situarse como implacables líderes de grupo.

Todas las películas románticas nos lo enseñan: la protagonista se enamora del malo, pero acaba con el bueno, y es que con los años la tendencia cambia. A medida que abandonamos la adolescencia y la etapa de la juventud con ansia de aventuras y empezamos a buscar a alguien con quien sentar la cabeza y compartir nuestra vida, dejamos de fijarnos en los chicos malos y queremos un compañero compatible, amoroso y agradable que nos de seguridad y estabilidad. Al final, la razón gana al instinto.

Uso de Cookies - Pasionis.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más sobre las cookies haz click aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies