IMPORTANTE. Sólo para mayores de 18 años

Sólo puedes acceder a Pasionis.es si eres mayor de 18 años. 

Por favor, confirma que tienes más de 18 años o haz click en «salir».

Cómo masturbar a un hombre
¡Lo último!

Cómo masturbar a un hombre

Durante los preliminares más calientes, cuando notemos que el pene de nuestro chico ya está erecto y listo para la acción, es un buen momento para masturbarlo y acabar de ponerlo a tono.

como-masturbar-a-un-hombre

Para hacer una buena paja a nuestra pareja hay que tener claras una serie de normas, así que en Pasionis vamos a compartir con vosotras cinco consejos sobre cómo masturbar a un hombre para que disfrute al máximo de vuestras caricias.

· Ser delicadas: El pene es una zona muy sensible, así que tenemos que acariciarles con cuidado. Si empezamos a masturbarlos como si fuese una zambomba podemos hacerles mucho daño, así que lo mejor es empezar suavemente e ir incrementando la intensidad poco a poco. Durante la excitación, el pene suelta líquido pre-seminal, y también podéis usar lubricantes o vuestra propia saliva. A medida que vayáis conociendo a vuestra pareja sabréis si podéis apretar más o menos, eso va según los gustos.

· Usar las dos manos: Si una mano le da placer, imaginad si empleáis las dos. Además de la sensación de que ponéis todo vuestro empeño el ello, cada mano puede llevar un ritmo o dedicarse a una zona diferente, generando una doble estimulación. En Pasionis os recomendamos que, mientras una mano masajea el pene arriba y abajo, la otra sujete la base apretando ligeramente, así la erección es más potente y dura más.

· No olvidar los testículos: Una zona muy olvidada son los testículos. Aunque la parte más erógena es el miembro, el perineo y los testículos son un complemento perfecto a una buena paja, así que masajeadlos o acariciadlos con una mano suavemente mientras le masturbáis.

· Ritmo y movimientos: Empezar poco a poco e ir incrementando el ritmo es lo más aconsejable, una vez el chico esté muy excitando podéis jugar a cambiar de ritmos y alterar velocidades para sorprenderle y mantenerlo al tanto de vuestras caricias. El movimiento más habitual es rodear el pene con la mano y recorrerlo arriba y abajo, pero también podéis masajearlo un poco o hacer como si lo desenrroscárais, siempre siendo cuidadosas.

· Saber cuando parar: Cuando llegan al orgasmo y eyaculan, el glande queda extremadamente sensible y el pene se va volviendo flácido poco a poco. Si seguimos tras la eyaculación podemos hacerles daño e irritar el glande, así que, cuando haya expulsado todo el semen, es momento de retirar las manos.

Uso de Cookies - Pasionis.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más sobre las cookies haz click aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies