IMPORTANTE. Sólo para mayores de 18 años

Sólo puedes acceder a Pasionis.es si eres mayor de 18 años. 

Por favor, confirma que tienes más de 18 años o haz click en «salir».

5 Gestos incontrolables durante el orgasmo
¡Lo último!

5 Gestos incontrolables durante el orgasmo

Al llegar al clímax perdemos parte del control de nuestro cuerpo

Hemos hablado de qué ocurre en nuestro cerebro durante el sexo, del torrente de hormonas que nos invade y de cómo afectan. Sin embargo, también hay pequeños gestos físicos que hacemos cuando nos acercamos al clímax y que no podemos controlar. ¿Quieres saber si tu pareja está a punto de llegar al orgasmo? Presta atención a estos detalles.

Cada persona vive el orgasmo de una forma distinta; hay quien grita, otros fruncen el ceño o se muerden el labio inferior. Todos estos gestos vienen dados por el momento de liberación de nuestro cuerpo, que no puede contenerse, y lo más curioso es que hay algunos comunes para todos. Según una observación de la Brown University, en Estados Unidos, el cuerpo humano tiene 5 reacciones básicas e incontrolables durante el orgasmo.

Reacciones involuntarias del cuerpo al llegar al orgasmo

1.  Arrugas en los pezones: A medida que nos acercamos al clímax sexual nuestros músculos se tensionan. Esto hace que en la aureola de los pezones se marquen unas finas arrugas que desaparecen cuando la persona vuelve a un estado de relajación.

2.  Vello de punta: El orgasmos revoluciona todo nuestro sistema circulatorio y, en pocos segundos, experimentamos una verdadera ola de calor corporal. Este cambio brusco de temperatura nos produce escalofríos y hace que el vello de la piel se erice como cuando tenemos frío, ya que intenta regular nuestra temperatura corporal con el exterior.

3.  Temblores en los pies: Según explica Cleveland Clinic, tener espasmos en los pies y los tobillos durante el orgasmo es algo natural y se debe a la tensión muscular del momento. En el clímax, toda la energía se focaliza en la zona genital, y luego se reparte de nuevo rápidamente por todo el cuerpo, provocando espasmos o temblores.

4.  Testículos congestionados: Cuando el hombre está a punto de eyacular, los testículos se llenan de sangre para mantener la erección y expulsar el semen, especialmente segundos antes del orgasmo. Si el chico no llega a eyacular, los testículos tardan en descongestionarse y pueden llegar a doler.

5.  Movimientos bruscos: Seguramente hemos notado que cuando estamos a punto de llegar al orgasmo las penetraciones se vuelven bruscas y parece que perdemos el ritmo. Esto se debe a que el cerebro pierde ligeramente el control sobre las terminaciones nerviosas, según explica el Dr. Michael Woods, del Chippenham Hospital.

Uso de Cookies - Pasionis.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más sobre las cookies haz click aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies