IMPORTANTE. Sólo para mayores de 18 años

Sólo puedes acceder a Pasionis.es si eres mayor de 18 años. 

Por favor, confirma que tienes más de 18 años o haz click en «salir».

5 Divertidos conflictos de dormir en pareja
¡Lo último!

5 Divertidos conflictos de dormir en pareja

Cuando empezamos una relación todo es maravilloso, pero luego te das cuenta de que sus ronquidos ya no te parecen tan divertidos y que estás harta de que ocupe toda la cama. ¿Cuáles son los problemas por los que pasan todas las parejas, a la hora de dormir juntos? He aquí la epopeya del sueño en pareja, con mucho amor y poco descanso.

Cuando estás soltera, la cama está fría y solitaria, pero es toda para ti. De repente, entra en tu vida un chico maravilloso que te enamora por completo, y empieza a compartir sus noches contigo. Al principio estás tan enamorada que no te importan sus ruidos o sus sofocos en los que tira por el suelo todas las mantas. Sin embargo, llega un momento en que todas esas pequeñas cosas empiezan a afectarte. ¡Dormir en pareja no es fácil!

Los problemas de compartir cama con tu pareja

1.   Tú en el Polo Norte y él en el Ecuador

Por cuestiones físicas, las mujeres solemos tener la temperatura corporal más baja que los hombres. Mientras él asegurará que se asfixia con tantas mantas, tú estarás enrollada en tu pijama de franela y sólo se te verán los ojos por encima de la sábana. Si durante la noche te acercas a él para calentarte un poco, el pobre chico se despertará de una pesadilla en la que había sido abandonado en el Sáhara en pleno golpe de calor. Nunca llegaréis a ese punto intermedio, siempre habrá uno con frío y el otro con calor.

2.   La conquista de la sábana

Siempre se bromea con que la chica acaba apropiándose de toda la sábana, pero esto tiene mucho que ver con el punto anterior. Debido al frió insoportable que sufrimos, mientras dormimos vamos acumulando cada vez más sábana, hasta que sin darnos cuenta dejamos a nuestra pareja totalmente destapada. ¡No lo hacemos queriendo, es nuestro instinto de supervivencia, que no quiere que muramos congeladas!

3.   Los ronquidos, el sonido del amor

Al principio los ronquidos no nos molestan, es un sonido muy masculino que nos recuerda que la persona a la que queremos está junto a nosotras. Pasado un tiempo, ese sonido hogareño se convierte en un ruido capaz de despertar a los vecinos con cada apnea. Somos conscientes de que no es que ahora ronquéis más que antes, pero cuando estamos enamoradas lo vemos todo de color de rosa… y la falta de sueño nos está empezando a pasar factura.

4.   El gato estaba antes que tú

Las mascotas pueden unir o separar a las parejas. Si estamos acostumbrados a dormir con nuestro perro o nuestro gato en la cama, las cosas van a ser complicadas. Los animales son muy territoriales y protectores, y a ver cómo le dices al siamés que esta noche no puede dormir en su almohada. Ante estos casos hay que ser comprensivos, ambos. Si quieres evitarte este incómodo problema que puede llevar a peleas, no empieces a dormir con tu mascota. En serio, no lo hagas, mejor cómprate un peluche.

5.   Qué corra un poquito el aire

Volvemos al delicado asunto de la temperatura. Junto al abismo que separa la sensación térmica de uno y otro surge otra diferencia: la ventana. Hay personas que están acostumbradas a dormir con la ventana un poco abierta, e incluso son capaces de conciliar el sueño con el ventilador. Por otro lado, no debemos sorprendernos si nuestra pareja se despierta cada día con dolor de cuello y un resfriado: nos quiere tanto que no se atreve a cerrar la ventana, pero lo acabará haciendo, tarde o temprano la cerrará y no podrás volver a abrirla.

Uso de Cookies - Pasionis.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más sobre las cookies haz click aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies