IMPORTANTE. Sólo para mayores de 18 años

Sólo puedes acceder a Pasionis.es si eres mayor de 18 años. 

Por favor, confirma que tienes más de 18 años o haz click en «salir».

Relato lésbico: Placeres oníricos
¡Lo último!

Relato lésbico: Placeres oníricos

En este nuevo relato erótico lésbico, la protagonista de nuestra fantasía es la misteriosa chica del autobús, de ojos verdes y mirada penetrante. ¿Quién no soñaría con tener una aventura con ella?

Placeres oníricos

Sus ojos se cruzaron con los de ella en aquel concurrido lugar. Los tenía de un color verde grisáceo intenso. La había reconocido al instante. Cómo no hacerlo si la observaba cada mañana en secreto en la parada del autobús, desde hacía varios meses. Sintió su mirada clavándose en ella y Luna tampoco deseaba apartar la vista. Así permanecieron durante unos minutos hasta que la perdió; se esfumó entre tanta gente.

Impaciente, se puso de puntillas para tratar de divisarla. No podía creer que hubiera desperdiciado esa oportunidad. Desde una esquina, la chica la observaba divertida, pendiente de sus reacciones. No pretendía hacerla sufrir, solo jugar un poco. Una fragancia dulzona sorprendió a Luna por la espalda. Se giró y era ella, con sus ojos verdes grisáceos penetrándola.

Le cogió de la mano y tiró de ella, abandonando el bochorno de aquel local. Por fin, aire fresco. Una vez en la calle, la chica no ofreció mucha información suya, solo una proposición bastante indecente. Sea lo que sea que le hubiera dicho, Luna habría respondido afirmativamente. Por fortuna, su edificio no quedaba lejos. Subieron a oscuras por las escaleras; ella primero. Su trasero era sumamente apetecible y tenía una cintura que solo pensaba en abrazar.

La tenía bien agarrada de la mano y solo la soltó para abrir la puerta de su casa. Luna no sabría decir si esta era pequeña o grande, si estaba reformada o si la decoración era moderna, ya que la única estancia que conocería sería su habitación.

Le pidió que se sentara en su enorme cama cubierta con una elegante colcha de raso. Ella permaneció de pie, frente a Luna, y empezó a desvestirse. Sólo se había desabrochado los dos botones primeros de la blusa y Luna ya notaba sus bragas mojadas. Con suma sensualidad le desabrochó el sujetador, dejando al aire sus sabrosos senos, coronados por dos pezones erectos. Se humedeció su dedo índice y lo pasó por ellos, hasta que se pusieron durísimos. Se frotó las tetas eróticamente frente a Luna, quien no podía esperar ni un segundo más para lanzarse a ellos.

Luego, se quedó en un tanga minúsculo y también se desprendió de él. Tenía el pubis rasurado, excepto por un fino hilillo. Se sentó sobre Luna completamente desnuda y cachonda y se lanzó a su boca. Su lengua parecía tan juguetona como lo estaba siendo ella desde el principio.

Luna se abalanzó sobre sus pechos y comenzó a chupetear sus pezones, lentamente y saboreándolos, como si fueran el helado más delicioso del mundo. Entonces, se arrodilló en el suelo y atrajo hacía sí el cuerpo de Luna, arrastrándolo por la suavidad de aquella colcha. Ella abrió sus piernas sin perderse detalle de cómo aquella iba acercándose a su sexo. Le quitó sus bragas y primero besó su vientre, mientras sus dedos acariciaban sus labios mayores. Fue bajando hasta detener su lengua en su sexo. Ese pequeño contacto le produjo un placer indescriptible y casi se vio al borde del orgasmo. Entonces, aquella siguió lamiendo la zona, pero esta vez se centró en la parte interna de sus muslos. Cuando parecía que más se acercaba de nuevo a su clítoris, más excitada estaba Luna. Aquella mujer sabía jugar muy bien sus cartas.

Y volvió a sumergirse en su coño y ya no salió de ahí hasta que los gemidos y las convulsiones de Luna se lo indicaron.

De repente, Luna se despertó con el corazón a mil y con una sensación extremadamente placentera. Ese orgasmo había sido muy real, en la oscuridad y soledad de su habitación.

 Andrea B.C.

Uso de Cookies - Pasionis.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más sobre las cookies haz click aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies