IMPORTANTE. Sólo para mayores de 18 años

Sólo puedes acceder a Pasionis.es si eres mayor de 18 años. 

Por favor, confirma que tienes más de 18 años o haz click en «salir».

Relato erótico: "Sin límites"
¡Lo último!

Relato erótico: «Sin límites»

Lo de aquella chica era pura insistencia. Se había convertido en las últimas semanas en un apoyo fundamental para Keti. Era muy dulce con ella, comprensiva y siempre estaba ahí cuando la necesitaba, fueran las horas que fueran. Le encantaba contarle sus cosas, escuchar sus consejos, llorar entre sus brazos y que la agarrase fuerte de la mano y le prometiera que todo iba a salir bien. Sin embargo, había un ligero inconveniente: Keti no era lesbiana y Thais estaba enamorada de ella hasta las trancas.

Por ella, Keti había traspasado límites que nunca pensó atravesar. La primera noche que durmieron juntas, Thais solo quería abrazarla. Keti no pudo pegar ojo porque le incomodaba tener a su amiga tan pegada a ella, en braguitas y con una fina camiseta que le marcaba los pezones. Los notaba erectos rozando su espalda y aquella abrazándola más y más. Era insistente, sí, pero también respetuosa. Keti era quien ponía los límites y Thais tenía que acatarlos.

Pero esa incomodidad fue fruto solo de esa primera noche. Después de aquella, vendrían decenas más, hasta normalizar la situación por completo. Era una sensación extraña, pensaba Keti, porque hacía mucho que no se encontraba tan a gusto con nadie, pero al mismo tiempo, no tenía deseo sexual. Por eso, podían dormir abrazadas e, incluso, a Thais se le escapaba algún beso furtivo en los labios y Keti lo recibía de buen agrado. Hasta ahí.

Sin saber muy bien por qué aquella noche sí y todas las anteriores no, algo se despertó en Keti. Apagaron la luz y se tumbaron de costado para hablar un rato antes de dormir. Mientras aquella hablaba, Thais le acariciaba el cuello y los hombros. Como un acto inconsciente, la yema de su dedo índice fue a parar a uno de los pezones de Keti, que sobresalían por la camiseta de su pijama. Keti se sobresaltó por un segundo, pero le gustó tanto la sensación que continuó hablando, tratando de deshacerse del efecto que ese simple gesto estaba causando en ella. Entonces, notó cómo se humedecía y un repentino calor se apropió de su sexo. Sus pezones estaban cada vez más duros y estaba perdiendo el hilo de lo que estaba diciendo por momentos. Sabía que era una situación rara, pero le estaba gustando.

Entonces, Thais se acercó a ella, le levantó la camiseta y se inclinó hacia sus pezones, llevándoselos a su boca. Los lamió con tal suavidad que ese recurrente “no sigas, para” no salió de sus labios. Keti se estremecía disimuladamente, mientras Thais chupaba, primero sus pezones y luego el resto de sus tetas. Sus braguitas estaban ya totalmente pegadas a su sexo, separó un poco las piernas y deseó su lengua ahí abajo.

Sin dejar de magrear sus pechos, Thais bajó hasta su ombligo y se detuvo en el elástico de su ropa interior. Tiró de él con intención de bajarlo, pero Keti se lo impidió.

– No pasa nada, ¿vale? Hasta donde tú quieras- la tranquilizó Thais.

Entonces, Thais permaneció ahí, sin descender. Besó su vientre y sus muslos hasta que Keti volviera a establecer un nuevo límite. Posó sus labios sobre sus bragas húmedas y movió su lengua por encima. Su clítoris destacaba en la tela y lo lamió con cuidado, mientras las yemas de sus dedos acariciaban sus ingles. Deslizó su lengua despacio y fue aumentando la velocidad, estimulada por los intensos jadeos de Keti.

Entonces, ascendió por su cuerpo hasta situar sus labios paralelos a los de ella. Mientras tanto, se quitó su ropa interior y también la de Keti. Se fundieron en un beso tímido interrumpido por sus respiraciones agitadas. Acomodaron sus sexos chorreantes y se movieron al unísono, sin prisas, pero con muchas ganas.

 

Uso de Cookies - Pasionis.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más sobre las cookies haz click aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies