IMPORTANTE. Sólo para mayores de 18 años

Sólo puedes acceder a Pasionis.es si eres mayor de 18 años. 

Por favor, confirma que tienes más de 18 años o haz click en «salir».

Relato erótico: "La niña buena"
¡Lo último!

Relato erótico: «La niña buena»

relato erotico

A sus casi 18 años, Olivia era lo que comúnmente se conocía como una “niña buena”. Su pelo rubio platino, sus ojos verdes y grandes y su cuerpo delgadito la destacaban como una auténtica lolita. Nunca se perdía una clase y era el ojito derecho de la mayoría de los profesores. Su mano siempre andaba levantada y era ella quien siempre poseía todas las respuestas. Era un tanto tímida y su círculo de amigas era bastante reducido. Sus planes de los fines de semana diferían bastante de los del resto de chicos y chicas de su edad.

Un día que salía de clase tuvo un encontronazo con Santi, un chico unos años mayor que ella que venía cada día a recoger a su hermano menor. Olivia casi pensó que la atropellaría con su moto, pero afortunadamente todo quedó en un susto. Ella le miró con indiferencia y continuó su camino. A partir de ese momento, se encontraban todos los días a la salida del instituto. Santi siempre le sonreía, pero no lograba sacar lo mismo de ella. Tras varias semanas, finalmente consiguió arrancarle una sonrisa y Santi se acercó a hablar con ella. Frente a frente, le pareció aún más guapa, casi una princesa. Olivia no se mostraba muy receptiva, pero en su interior tuvo una sensación hasta entonces desconocida. Aquel chico atrevido y provocador le gustaba.

Cada vez que se veían, Santi le proponía un plan para hacer juntos, pero ella siempre se negaba. Un buen día, accedió. Se subió en la moto y con ternura él le ayudó a ponerse el casco. Le acarició cariñoso la pierna y se pusieron en marcha. Olivia le notaba muy cerca e, incluso, deliberadamente y con la excusa de los frenazos, se arrimaba todavía más a él. Enseguida llegaron al destino.

– Ven, que te quiero enseñar una cosa- señaló él.

La cogió de la mano y entró en su casa, detrás de él. Le dijo que la sorpresa estaba en el comedor, pero antes podía dejar el abrigo en su dormitorio. Lo dejó sobre la silla y esta vez fue ella quien le tomó la mano para detenerlo cuando se disponía a salir por la puerta. Antes de que preguntara qué pasaba, Olivia le dio un húmedo beso en los labios y puso la mano de aquel sobre su pecho. Santi se inclinó hasta ponerse a la altura de sus tetas, le desabrochó en un instante el sujetador y le levantó la camiseta. Se quedó embobado mirándolas mientras se precipitaba hacia ellas. Las alzó con ambas manos hasta juntarlas y chupó sus pequeños pezones rosados. Agarró su cintura de avispa, bajándole la falda al mismo tiempo. Descubrió unas diminutas braguitas blancas de encaje que realzaban su perfecto trasero.

La tumbó en la cama y se echó junto a ella hasta quedarse ambos totalmente desnudos. Acariciaron sus cuerpos sin prisas y deleitándose. Olivia alcanzó su pene y lo frotó despacio, observando la reacción de su compañero. Santi, entonces, le hizo un gesto para que acercase los labios a su miembro. Con timidez fue aproximándose a él, introduciéndoselo poco a poco en la boca. La chupó con suavidad, cogiendo cada vez más ritmo. Levantó la vista hacia los ojos de aquel mientras su polla desaparecía en su boca.

Era su turno. Ella se tumbó y separó las piernas, tal y como él le indicó. Este deslizó su lengua desde su vientre, pasando por su pubis hasta perderse en su interior. Un mar de sensaciones la inundó. De repente, se vio a sí misma moviéndole la cabeza enérgicamente y suplicándole que no parara.

Se colocó el preservativo y la penetró suavemente. Le rodeó con sus piernas y sintió cómo su pene se colaba dentro de ella. Al principio, este la embestía con cuidado hasta que aquella le iba pidiendo más y más rápido. Comenzó entonces a embestirla más fuerte, amoldándose a sus deseos y persiguiendo el orgasmo que no se hizo esperar.

Tras las carantoñas post, Olivia se levantó súbitamente.

– ¡Oye! ¿Y mi sorpresa?

 

Uso de Cookies - Pasionis.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más sobre las cookies haz click aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies