¡Lo último!

5 Cosas que no sabías de tu vagina

La vagina de la mujer está llena de secretos y curiosidades

¿Alguna vez has cogido un pequeño espejo y has observado tu vagina? Es un ejercicio muy recomendable que seguro que te fascinará. Además de todo lo que puedas descubrir por fuera, la vagina tiene también muchas características curiosas que la hacen única y muy interesante.

1. La vagina tiene parte de tiburón

¿Te podías imaginar que tu vagina tenía algo en común con un tiburón? Y no se trata de los dientes afilados. La lubricación natural de la vagina contiene escualeno, un componente que también se encuentra en el cuerpo de los tiburones y en el de las rayas. Estos imponentes animales acuáticos se valen del escualeno para flotar, ya que es una sustancia con menos densidad que el agua del mar.

2. Es malo estar muchas horas sentada

Al estar sentadas durante mucho rato, además de poder tener dolores de espalda y empeorar la circulación de las piernas, también supone un riesgo para nuestra zona genital. La postura sentada constriñe la vagina contra la silla, impidiendo que corra el aire y acumulando humedad en la zona. A la larga, esta situación puede provocar infecciones u otras complicaciones.

3. Las paredes vaginales se pueden entrenar

¿Has oído hablar de los ejercicios de Kegel? Se basan en unas contracciones musculares de las paredes de la vagina para fortalecerla. A base de practicar, la mujer acaba controlando a su merced las contracciones vaginales y mejora su suelo pélvico. Entre los muchos beneficios de tener una vagina entrenada están un mayor placer sexual, una rápida recuperación tras el parto y una buena forma de prevenir las pérdidas de orina.

4. No te pases con la higiene

Muchas mujeres están preocupadas por la higiene de su zona íntima, lo que las lleva a lavarse varias veces al día y a usar jabones muy agresivos. Lo mejor para mantener una buena higiene es lavarse normalmente, igual que el resto del cuerpo, y usando jabones neutros. La vagina se limpia sola mediante el flujo, y si la agredimos seguramente generará más y más denso, siendo algo contraproducente.

5. La vagina se estrecha y se ensancha

Has que llega el momento del parto, la vagina se mantiene estrecha y cerrada. En el instante de dar a luz, empezamos a dilatar y toda la zona se prepara para ensancharse y dejar que salga el bebé. Esta gran flexibilidad es gracias a las crestas musculares de nuestra vagina, que le permiten expandirse en un 200%

 

suscribete

Uso de Cookies - Pasionis.es utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más sobre las cookies haz click aquí

CERRAR